AUDREY HEPBURN, MUCHO MÁS QUE 'UNA CARA CON ÁNGEL'

07 abril 2016

¡Hola a todos de nuevo! Después de un tiempo de inactividad, vuelvo con una leyenda e icono del cine clásico estadounidense, Audrey Hepburn.


Nació en 1929 en Bélgica y sufrió las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, pues el país fue ocupado por las tropas alemanas. 'Sufrimos mucho', decía la propia Audrey. Durante la guerra, se apuntó a una escuela de ballet y aprendió a bailar, y un año antes de que acabara la guerra comenzó a actuar ante el público. De este modo, comenzó a recaudar dinero para la gente que mas lo necesitaba y para la resistencia.


Cuando la guerra hubo acabado, viajó con su madre a Inglaterra y se instalaron en Londres, donde Audrey apareció en diversas producciones musicales y consiguió sus primeros papeles (secundarios) en películas de poco alcance. Fue durante la grabación de 'Monte Carlo Baby' cuando Audrey fue descubierta por la autora de la obra de Broadway 'Gigi'. De ese modo, Audrey dió el gran salto a Broadway y, luego, a Hollywood.

En 1953, la joven ganó el Oscar a la mejor actriz por 'Vacaciones en Roma', su primera película americana. De este modo, consagró su carrera como actriz.


A continuación, os voy a hacer una breve introducción de mis películas favoritas de esta gran actriz, que voy a ordenar por orden de preferencia. Llamémoslo 'mi top 5'.

5. Sola en la oscuridad. Cuenta la historia de una mujer ciega que se queda sola en casa y a la cual unos ladrones intentan engañar para conseguir la droga que accidentalmente se encuentra allí, escondida en un oso de peluche. De esta película se han hecho un par de adaptaciones posteriores, pero como la original ninguna. 


4. Dos en la carretera. La película cuenta la historia de un matrimonio que atraviesa una grave crisis. Para ello, el director emplea una exposición no lineal del argumento, con saltos en el tiempo (lo cual era algo muy nuevo en el cine de aquella época). En esta ocasión el personaje de Audrey es uno muy completo, ya que pasa por tres transformaciones: de la juventud a la madurez, de la inocencia al desengaño, y del amor al desamor.


3. Una cara con ángelUn famoso fotógrafo de moda descubre a una tímida e intelectual bibliotecaria a la que ofrece convertirse en la nueva cara de una revista de moda. Al principio, la joven no muestra ningún interés por el trabajo, pero sí por el viaje a París que este incluye, por lo que acepta. Sin embargo, una vez en París vemos que la protagonista le va cogiendo el gusto a la cámara. 
Puede que esta no sea la mejor película de Audrey, pero sí una de las más icónicas, en la cual la vemos posar, cantar, actuar y bailar (que fue una de sus grandes pasiones).


2. Charada. Reggie es una adinerada señora que se encuentra de vacaciones en una estación de esquí. Cuando vuelve a su casa, dispuesta a divorciarse de su marido, le comunican que su marido ha sido asesinado y que todo su dinero ha desaparecido. Ahora, Reggie estará en peligro ya que unos desconocidos la perseguirán para recuperar el dinero que su difunto marido les robó. ¿Pero donde estará escondido el dinero? 
Esta es la primera película clásica (y de Audrey Hepburn) que vi, y me encantó. Es una película de misterio e intriga que atrapa al espectador, pero que también te arranca alguna que otra sonrisa.



1. Desayuno con diamantes. Cuenta la historia de la curiosa y extravagante Holly Golightly, una joven aspirante a actriz que aspira a convertirse en la mujer de alguno de los hombres más ricos de Nueva York. Pero todo cambiará cuando conocerá a Paul Varjack, su nuevo vecino. 
La imagen de Audrey como Holly es considerada como una de las imágenes más icónicas del cine americano del siglo XX, y 'Desayuno con diamantes' ha pasado a ser la película más conocida de la actriz. 




Audrey Hepburn consiguió, a lo largo de su carrera, un premio Oscar, un Emmy, un Grammy y un Tony, convirtiéndose así en una de las pocas personas en conseguir los cuatro galardones. Sin embargo, la actriz abandonó el mundo del cine durante nueve años para criar a sus dos hijos. Como dijo en algún momento: 'Nací con una enorme necesidad de afecto y una terrible necesidad de darlo'; y el tener a sus dos hijos fue una vía de escape a todo ese afecto del que hablaba.


En el año 1976, con 47 años, la actriz volvió al cine y en el período que abarca hasta su muerte tomó parte en cuatro películas más. No obstante, lo que realmente le llenó como persona fue su papel como embajadora de buena fe para UNICEF. Su dedicación y entrega data desde el año 1955, pero fue ganando peso en su vida, y ya en sus últimos años de vida se dedicaba en cuerpo y alma a recaudar dinero para los niños de los países más desfavorecidos del mundo. Murió el año 1993, con tal solo 63 años.




Y ahora, para finalizar, os dejo algunas de las frases más célebres de la actriz que, desde luego, dejó huella.

'Yo creo en el rosa. Creo que la risa es la mejor forma de quemar calorías. Creo en besar, en besar mucho. Creo en ser fuerte cuando todo parece ir mal. Creo que las chicas felices son las más guapas. Creo que mañana es otro día, y creo en milagros'

'Para unos ojos hermosos, busca lo bueno en los demás; para unos labios bonitos, emplea palabras amables; y para un porte distinguido, camina con la certeza de que nunca estarás solo'

'Cuando te haces mayor, descubres que tienes dos manos: una para ayudarte a ti mismo, y otra para ayudar a los demás'

'Puedes conocer más a una persona por lo que dice de los demás que por lo que los demás dicen de esa persona'

'No creo en la culpa colectiva, pero sí creo en la responsabilidad colectiva'

'París siempre es una buena idea'

'Una vez escuché esta definición: la felicidad consiste en salud y memoria a corto plazo. Ojalá la hubiera inventado yo, porque es completamente cierta'